Diabetes. Causas, tipos, síntomas, prevención y tratamientos

La diabetes es una enfermedad crónica que está aumentando a nivel mundial. En este aumento tienen que ver el envejecimiento de la población, los estilos de vida no saludables que llevan a vidas más sedentarias y a una alimentación no saludable que afecta a la salud y al aumento de la obesidad.

La diabetes requiere de una información detallada sobre la enfermedad para poder prevenirla y tratarla en el caso de que ya se padezca.

¿Qué es la diabetes?

La diabetes es una enfermedad en la que los niveles de glucosa en sangre están elevados. En la diabetes se produce una alteración en el procesamiento de los glúcidos también llamados azúcares o hidratos de carbono. Estos hidratos de carbono los ingerimos en la dieta.

En una persona sana los alimentos que ingiere pasan al aparato digestivo y los descompone en nutrientes que son sustancias más simples. Se separan los hidratos de carbono, grasas, proteínas, vitaminas y minerales. Estos nutrientes son absorbidos en el intestino delgado, en el duodeno, y pasan al torrente sanguíneo. Una vez en la sangre, pasan a las células para que realicen sus funciones bioquímicas necesarias para mantener la vida.

Los hidratos de carbono se transforman en la célula en energía para que sea utilizada en la respiración, en el mantenimiento de la temperatura óptima del cuerpo, para que la use el cerebro, en las reacciones biológicas, etc.

La glucosa pasa de la sangre a los diferentes tejidos del organismo, a sus células, con la ayuda de la insulina. La insulina es una hormona que se sintetiza en las células beta del páncreas y se encarga de regular que en la sangre haya la cantidad de glucosa adecuada. Ayuda a que la glucosa entre en las células para obtener la energía que necesitan para realizar sus funciones.

La diabetes se produce cuando existe una alteración en la secreción de insulina porque las células beta no la producen o cuando existe una resistencia por parte de las células de los tejidos a que la insulina haga su acción y la glucosa se queda en la sangre aumentando sus niveles.

Cuando esta situación de tener unos niveles altos de glucosa se mantiene en el tiempo sin el tratamiento adecuado da lugar a consecuencias graves para la salud. Puede producir daños a nivel de los ojos, riñones, corazón, cerebro, vasos sanguíneos y nervios.

Se están realizando investigaciones para conseguir curar la diabetes y evitar todas estas graves consecuencias.

Medidor de glucosa. Control de la diabetes. Diabetes.

Tipos de diabetes

Diabetes tipo 1

Es una enfermedad autoinmune. El sistema inmunológico del paciente destruye las células beta del páncreas que producen la insulina y el organismo deja de tener insulina.

Como consecuencia, las células no obtienen glucosa como energía para realizar sus funciones y la glucosa queda en las sangre.

Los expertos piensan que es causada por genes y factores ambientales como pueden ser los virus. Se están realizando estudios para identificar las posibles causas y de esta forma prevenir o retrasar el comienzo de la enfermedad.

Respecto al tratamiento de la diabetes tipo 1 solamente existe la administración de insulina mediante inyecciones diarias para mantener los niveles de glucosa en los niveles adecuados intentando que sea lo más similar a cómo lo haría el páncreas.

Este tipo de diabetes se manifiesta en bebés, niños, adolescentes y jóvenes principalmente aunque también hay algunos casos en edades ya adultas.

Los pacientes con diabetes tipo 1 necesitan tener un buen control de la enfermedad para evitar sus complicaciones. Es necesario que estas personas se inyecten diariamente la insulina tal y como se la haya pautado su especialista, que realicen mediciones regulares de la glucosa en sangre, que lleven una dieta saludable personalizada a su diabetes y a su actividad diaria, que tengan una educación completa sobre la diabetes, realicen ejercicio físico diario y tengan un apoyo emocional y psíquico por parte de su entorno y de los profesionales sanitarios especializados.

Con un buen control que tenga en cuenta todo lo expuesto la persona con diabetes tipo 1 puede llevar una vida saludable, activa y prevenir las complicaciones derivadas de la enfermedad.

Si no se realiza este control las consecuencias pueden ser: retinopatía diabética, ceguera, daño renal, enfermedades cardiovasculares, infartos, amputaciones de miembros inferiores y lesiones en los nervios.


Pluma de insulina para la diabetes. Bolígrafo de insulina para la diabetes.

Diabetes tipo 2

Es el tipo más frecuente de diabetes. Representa el 90% de los casos de diabetes en el mundo. Es causada por varios factores como son el estilo de vida y los genes.

Es una enfermedad crónica que se produce porque hay una resistencia de las células a utilizar la insulina y porque las células beta del páncreas no pueden sintetizar la cantidad de insulina que demanda el cuerpo en esas condiciones. El organismo llega a producir menos insulina por esa demanda excesiva, las células beta del páncreas se agotan. En consecuencia, llega a haber una alteración en la secreción de insulina, además de la resistencia. De esta manera, la insulina no realiza su función y la glucosa queda en sangre y aumenta sus niveles.

Se produce mayoritariamente en personas adultas y de edad avanzada. Aunque han aparecido algunos casos en niños y jóvenes por el aumento de la obesidad infantil, los malos hábitos alimenticios y el sedentarismo.

Este tipo de diabetes se puede prevenir con un estilo de vida saludable.

El tratamiento de la diabetes tipo 2 suele ser con fármacos antidiabéticos orales y en algunos casos se administra insulina.

Los factores de riesgo de la diabetes tipo 2 pueden ser:

  • Sobrepeso y obesidad
  • Inactividad física
  • Exceso de grasa en el abdomen
  • Resistencia a la insulina
  • Predisposición genética y antecedentes familiares
  • Dieta no saludable
  • Tabaquismo
  • Antecedentes de diabetes gestacional con exposición del feto a niveles altos de glucosa en sangre durante el embarazo

Mujer embarazada

Diabetes gestacional

Es un tipo de diabetes que se da en el embarazo debido a los cambios hormonales, a factores genéticos y al estilo de vida.

Se produce una resistencia a la insulina por ciertas hormonas sintetizadas en la placenta. Esta resistencia se produce al final de todos los embarazos y la mayoría de las mujeres producen suficiente insulina para superar esta resistencia pero en algunas mujeres su páncreas no puede producir la insulina que el cuerpo demanda en esta situación y se produce la diabetes gestacional.

También se vincula a este tipo de diabetes el exceso de peso. Si la mujer ya tenía sobrepeso u obesidad antes del embarazo pueden que ya tuviera resistencia a la insulina. Y también, el aumento excesivo de peso durante el embarazo es un factor de riesgo.

Por otra parte, mujeres con antecedentes familiares de diabetes tienen un mayor riesgo de padecer la diabetes gestacional, existiendo una predisposición genética.

En la mayoría de los casos tras el parto se regula el metabolismo, se deja de tener la resistencia a la insulina y la secreción de insulina vuelve a ser suficiente.

Diabetes por medicamentos

Hay algunos fármacos que pueden alterar la producción y utilización de la insulina.

Algunos de estos fármacos pueden ser.

  • Glucocorticoides
  • Inmunosupresores
  • Anticonvulsivos
  • Medicamentos psiquiátricos
  • Algunos diuréticos
  • Tratamientos para el VIH

El médico especialista que prescribe estos tratamientos debe realizar un control y seguimiento para detectar si se manifiesta diabetes debida a estos fármacos y tomar las medidas adecuadas en cada caso.

No se debe dejar ningún tratamiento con estos fármacos por decisión del paciente, siempre hay que consultar con el médico que los prescribió.

Cefalea, malestar, cansancio, diabetes. Síntomas.

Síntomas

Los síntomas que se pueden presentar con la diabetes son:

  • Aumenta notable de la sed
  • Se va a orinar muchas más veces al día y aumentan las ganas
  • El apetito también aumenta
  • Existe fatiga extrema inexplicable
  • Hay visión borrosa
  • Se siente entumecimiento u hormigueo en las manos y en los pies
  • Cuando hay heridas cicatrizan mal
  • Se producen úlceras y no cicatrizan
  • Hay una pérdida importante de peso sin una razón aparente
  • Irritabilidad
  • Dolor de estómago, náuseas y vómitos

En el caso de la diabetes tipo 1 estos síntomas pueden aparecer de forma rápida, en unas pocas semanas.

En la diabetes tipo 2 aparecen muy despacio, a lo largo de años. Son tan leves que no se notan. Esto hace que solo se pueda diagnosticar a través de una analítica de sangre o tomar medidas de glucosa a través de un glucómetro realizando perfiles de glucosa.

¿Cómo prevenir la diabetes?

En muchos casos la diabetes tipo 2 se puede prevenir o se puede retrasar su aparición.

La mayoría de las acciones a llevar a cabo están dirigidas a un estilo de vida saludable. Con estos consejos, además de prevenir la diabetes también se puede prevenir la aparición de otras enfermedades. Un estilo de vida saludable siempre aporta beneficios.

Los consejos a seguir son:

  1. Mantener el peso adecuado: controlar el peso es fundamental en el control de la diabetes. Si se tiene exceso de peso lo primero es perder los kilos que sobran. Siempre de forma saludable, poco a poco y constancia, adquiriendo hábitos de alimentación saludable y haciendo ejercicio físico para que una vez perdido el peso que sobra se pueda mantener. No hay que recurrir a ninguna dieta milagro.
  2. Tener una alimentación saludable siempre, no solo para perder peso.
  3. Beber suficiente agua al día.
  4. Realizar ejercicio físico regularmente.
  5. No fumar.
  6. No beber alcohol.
  7. Realizar revisiones médicas una vez al año.

Deja una respuesta