Vacuna de la gripe

En las diferentes comunidades ya han empezado las campañas de la vacunación de la gripe 2021-22. Este año, todavía en situación de pandemia, tiene gran importancia que la población se vacune con la vacuna contra la gripe.

La gripe es una enfermedad viral causada por el virus de la influenza. Es estacional, puede comenzar en octubre pero su mayor actividad está entre los meses de diciembre y febrero, pudiendo durar hasta mayo.

Afecta a un número elevado de personas en un corto periodo de tiempo. La enfermedad da lugar a una infección aguda del aparato respiratorio.

El año pasado el número de casos de gripe bajó mucho en comparación al año anterior debido a las restricciones que existían para evitar el contagio de la Covid-19 y que contribuían a que no se contagiaran otras enfermedades infecciosas respiratorias como la gripe.

Esta protección, que ha sido tan necesario y lo sigue siendo en la situación actual, influye en que no hayamos estado en contacto con los distintos virus que existen y que no estemos suficientemente inmunizados este año contra ellos.

De esta forma, es fácil que este año aumenten las infecciones respiratorias comunes que siempre han existido y que si coinciden con la gripe se pueda agravar la enfermedad. La situación se agrava si nos contagiamos a la vez del virus de la influenza (virus de la gripe) y del virus de la Covid-19. En este caso, las posibilidades de fallecer aumentan al doble.

¿Cómo actúa el virus de la gripe?

La gripe es una enfermedad muy contagiosa. Se transmite de persona a persona. En la mayoría de los casos se contagia inhalando las gotitas de saliva que proceden de la tos o estornudos de la persona que ya tiene la gripe. También se contagia cuando esta persona habla. Estas gotitas pasan al aire y llegan a la boca o a la nariz de las personas que están cerca, de esta forma estas personas entran en contacto con el virus.

Virus contagio por boca

También hay posibilidad de contagio, aunque es menos frecuente, si se tocan superficies y objetos contaminados con el virus de la gripe y luego con las manos ya contaminadas se toca la nariz, la boca o los ojos.

Existen cuatro tipos de virus de la influenza: A, B, C y D. Los tipos A y B son los que causan las epidemias estacionales de la gripe. A su vez, los tipos de gripe A se clasifican en diferentes subtipos en función de cómo se combinan dos proteínas de su superficie.

Es una infección vírica que afecta a la nariz, garganta, bronquios y, en ocasiones, a los pulmones.

Desde que una persona se expone al virus hasta que se manifiestan los síntomas, periodo de incubación, pueden transcurrir de 1 a 4 días.

Este virus puede causar una enfermedad leve o grave y en ocasiones puede llevar a la muerte.

Cansancio dolor de cabeza

Síntomas de la gripe

Los síntomas que produce la gripe son variables y puede que sea difícil diferenciarla de otras enfermedades infecciosas de las vías respiratorias.

De forma general, la gripe empieza de repente a diferencia de un resfriado común.

Los principales síntomas son:

  • Malestar general
  • Dolor de cabeza intenso
  • Dolores musculares
  • Fiebre, escalofríos o sensación de tener fiebre (no en todos los casos se produce fiebre)
  • Tos en algunas ocasiones
  • Fatiga
  • En ocasiones, vómitos y diarrea. Estos síntomas son más frecuentes en los niños.
  • Congestión nasal o secreción nasal, en algunos casos.

Vacunas contra el Covid 19 pandemia

¿Cómo se previene la gripe?

La mejor forma de prevenir la influenza es vacunándose todos los años. Es el mejor medio del que se dispone para prevenir el contagio, para evitar contraer la enfermedad o en caso de que se contraiga que la enfermedad sea leve.

Las vacunas frente a la gripe son segura y eficaces. Disminuyen la enfermedad en su forma grave y evita las muertes de personas que sean población de riesgo. Su eficacia es del 60% y es suficiente para disminuir considerablemente los casos de gravedad o de fallecimiento.

Otras medidas de prevención, que ya conocemos por la pandemia, son el uso de mascarillas, la higiene de manos y mantener la distancia de seguridad.

¿Por qué hay que vacunarse cada año de la gripe?

El virus de la gripe muta cada año de forma que nuestro sistema inmune no puede reconocerlo total o parcialmente por lo que no se frena la infección y nos provoca la enfermedad de nuevo.

Conforme sean estas mutaciones o cambios en el virus los componentes de la vacuna contra la gripe también varían cada año y lo hacen en función de las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Los expertos realizan una vigilancia durante todo el año de estos cambios y dan una previsión de las cepas que van a predominar en la siguiente temporada estacional.

La OMS emite sus recomendaciones dos veces al año, de febrero a marzo para el Hemisferio Norte y en septiembre para el Hemisferio Sur.

Los cambios que se producen en el virus de la gripe son en su superficie, en las proteínas H y N que son las que reconocen nuestras defensas. Tras reconocerlas nuestro sistema inmunitario sintetiza los anticuerpos específicos contra este virus de esta temporada.

Aunque nos hayamos vacunado el año anterior contra el virus de la influenza, esa vacuna de la gripe del año anterior no nos protege al ser este año un virus de la gripe diferente.

Cada año se actualiza la vacuna con el fin de incluir las cepas nuevas y que proteja contra el virus de ese año.

Hasta que no haya una vacuna universal que actúe a nivel de la parte del virus que no varía habrá que seguir administrando una vacuna especifica cada año. Se está investigando en esta vacuna universal.

La vacuna antigripal más común es la trivalente que inmuniza contra tres variantes de la enfermedad. 

Vacunación bebés

¿Quién se debe vacunar?

La vacunación de la gripe se realiza con objetivo de disminuir la mortalidad y la morbilidad asociada a la enfermedad de la gripe. Por ello, se dirige principalmente a la protección de las personas en riesgo de tener complicaciones si contraen esta enfermedad y a las personas en contacto con estas personas de riesgo a las que podrían contagiar.

Las recomendaciones de vacunación frente a la gripe que da el Ministerio de Sanidad de España son:

  1. Mayores de 60 años
  2. Personal de servicios esenciales
  3. Personal sanitario, sociosanitario y con exposición laboral al virus
  4. Personas que conviven en instituciones cerrada
  5. Personal que proporcionen cuidados domiciliarios a pacientes de alto riesgo o mayores
  6. Personas menores de 60 años en condiciones de riesgo: enfermos crónicos, inmunosuprimidos, diabéticos, personas con obesidad mórbida, etc.
  7. Mujeres embarazadas
  8. Mujeres durante el puerperio (hasta los 6 meses tras el parto y que no se hayan vacunado durante el embarazo)
  9. Menores entre los 6 meses y los 2 años de edad con antecedentes de prematuridad menor de 32 semanas de gestación
  10. Personas con disfunción cognitiva

Los jóvenes y adultos que no estén en estos grupos de riesgo también tendrían que ponerse la vacuna contra la gripe. De esta forma, una mayor parte de la población estaría protegida y además se cortaría la transmisión de la gripe y se evitaría contagiar a las personas de su entorno que no se hayan vacunado.

La OMS recomienda que se vacune el mayor porcentaje de la población adulta y los bebés a partir de los 6 meses hasta los 5 años. Y los pediatras recomiendan a los padres que compren la vacuna de la gripe para administrarla a sus hijos e hijas comprendidos en estas edades.

¿Dónde nos podemos vacunar?

La vacunación incluida en el calendario del Sistema Nacional de Salud (SNS) para los grupos de riesgo se realiza en los centros sanitarios de cada Comunidad Autónoma.

En algunas Comunidades se realiza también en las residencias de ancianos, Centros Municipales u otros centros destinados a la vacunación. Estas vacunaciones son gratuitas.

Para las personas que no están incluidas en los grupos de riesgo y se quieren vacunar (se recomendable que lo hagan) pueden asistir a su médico de familia o especialista para pedirles una receta médica de la vacuna, después comprarla en la farmacia y posteriormente acudir a su enfermera para que se la administren.

Ante la situación actual de tener que convivir con el virus de la Covid-19 y con el virus de la gripe habiendo disminuido las medidas restrictivas se aconseja que se vacune a la mayor parte de población aunque no entre en el calendario del Sistema Nacional de Salud y haya que pagar la vacuna.

Programa «Cuidamos de tu salud» en Onda Pro Radio

Cuidamos de tu salud – La vacuna de la gripe

Deja una respuesta