Salud mental y emocional. Cómo cuidar la salud mental

Ante los continuos cambios que estamos viviendo y la incertidumbre que nos rodea nuestra salud mental se ve afectada hasta el punto que puede derivar en trastornos que afecten a nuestro equilibrio y bienestar. Por ello, es importante aprender cómo cuidar la salud mental.

Cuando tomas conciencia de que tu desarrollo personal forma parte de tu cuidado y de tu salud mental, emocional y también física das un gran salto en tu vida. Inicias tu transformación que te cambiará por dentro y se reflejará por fuera. Entrenas tu mente para superar las adversidades y las crisis y aprender las herramientas que necesitas para lograr volver al equilibrio cada vez que te salgas de él. Es un camino que no es fácil, pero es muy reconfortante y con grandes satisfacciones.

Vas eliminando aquello que ya no te sirve y aprendiendo a hacer lo que te va a ayudar a ser cada vez mejor. Comienzas el camino de una vida más saludable, con más armonía y coherencia, con mejores relaciones y con más momentos felices.

Aprendes a afrontar las adversidades, a hacer frente a los miedos, a conocerte en profundidad y a fortalecer tu autoestima.

8 pasos para cuidar tu salud mental

 Aquí te dejo 8 pasos para que puedas cuidar tu salud mental con un buen crecimiento y desarrollo personal:

  1. Observa tus pensamientos, emociones y comportamientos para seleccionar los que deseas mantener en tu vida porque te benefician y los que no deseas para cambiarlos por otros más beneficiosos para ti.
  2. Analiza cuáles son tus valores, los que son fundamentales para ti, para hacerte feliz. ¿Qué haces en tu vida para honrar esos valores? ¿Eres coherente con lo que haces, piensas y dices con respecto a esos valores?
  3. Elige un entorno positivo con relaciones positivas. Comparte tu tiempo con personas que tengan pensamientos positivos y estén alejados de la queja y los pensamientos negativos. Elige personas que sumen a tu vida y no que resten.
  4. Aprende cosas nuevas. Cultivar nuestro intelecto ayuda a que nuestro cerebro se mantenga activa y nuestra mente esté receptiva al cambio. Además, aumentar los conocimientos en distintas materias contribuye también a un crecimiento personal. Leer es un buen método para ello.
  5. Cuida tu salud física, mental y emocional. Todo en nuestro ser está conectado y cuidar estos tres pilares te ayuda a conseguir un equilibrio que es la base de tu progreso como persona. Y hay un cuarto pilar que añade a este equilibrio que es el cuidado espiritual como conexión con nuestra esencia.
  6. Aprende a gestionar tus emociones. Esta es la parte del cuidado emocional que te va a ayudar a escuchar a tus emociones para saber que mensaje de ti te traen y qué es lo que debes hacer para que las emociones desagradables no controlen tu vida y vivas con emociones agradables.
  7. Detecta tus creencias limitantes para cambiarlas por creencias potenciadoras. La mayoría de las veces tenemos creencias limitantes que damos como ciertas y no lo son y nos frenan en nuestro avance personal.
  8. Fortalece tu autoestima. Una autoestima sana y fuerte es determinante para un desarrollo personal exitoso.
Emociones y salud. Sonrisa. Gestión emocional. Vida saludable. Autoestima fuerte. Buena autoestima. Autoestima sana. Salud mental.

Prevenir es mejor que curar

Actuar antes de que suframos las consecuencias nos ayuda a vivir mejor. Por eso, es importante que tomes acción en tu cuidado en cuanto asomen las primeras señales de que algo no marcha bien. Aunque es mejor iniciar este cuidado y desarrollo personal antes de estar mal para no llegar a sufrir y que cuando te encuentres con dificultades o crisis ya sepas que tienes que hacer.

Para este proceso de desarrollo personal ofrezco mi guía y acompañamiento a las personas que necesitan una mano amiga para llevarlo a cabo. Si se realiza acompañado por alguien que te enseña las herramientas necesarias, te da energía y te sostiene el proceso es más fácil y rápido que si se realiza solo.

Te puedes poner en contacto conmigo a través de la página de contacto que hay en este blog.

Deja una respuesta